Glory Days

Glory Days

Glory Days, con su característico riff de teclado ochentero y esas guitarras rockeras a más no poder. Una maravilla del rock fiestero que ya podeís berrear hasta quedaros afónicos.

Es la primera vez que toco una mandolina en mi vida, pero no he hecho la parte de Steve, sino más bien lo que me ha dado la gana, fallos incluidos. También es una ocasión para presentaros mi bajo nuevo, y su pedal de compresión nuevo, que le da un rollo tremendo a todo, sujetando el tinglado.

The Rising

The Rising

The Rising es una canción rollo “anthemic rock“, de esas que son como himnos épicos, como Born In the USA, como Lonesome Day quizá, o como We Take Care Of Our Own.

Es un estilo que nuestro amigo domina a la perfección, y que de hecho fomenta, con la presencia de un montón de gente a la vez rascando acordes a lo burro con sus guitarras, por los campos de futbol de medio mundo.

Hacer esta canción es un ejercicio de simplicidad que llega hasta la decepción. Y ojo, que la canción tampoco está mal. Pero olvídate de sutilezas, olvídate de épocas pasadas. Rasca acordes hasta sangrar, y ale. No me he molestado en buscar detalles porque da igual. Esto va del riff de teclado, y de la guitarra de Nils haciendo tonterías con un slide. El resto, a rascar un puñado de guitarras a la vez.

Una cosa no quita la otra. En el DVD de Barcelona, arranca con esto, y funciona, es muy potente. Pero claro, esto mismo ahora ya no chuta igual de bien, y solo da para un buen lío de coros gospeleros de estos que le gustan a él ahora.

Creo que casi todos preferimos otras cosas, pero también hay que decir que si ponéis el playback, cuando entra la batería, gritaréisLeft the house this morning” como si no hubiera un mañana.

Human Touch

Human Touch

Esta canción es enorme. Da igual que no esté la E Street Band, y da igual que estemos hablando de un disco que era muy diferente a lo anterior. De hecho hay cosas aquí que a mi me parecen más un soplo de aire fresco que un paso atrás.

Me encantan esas baterías tan diferentes a lo habitual, con esos timbales, esa contundencia a guitarrazo limpio, y todo sobre una cancion de tres puñeteros acordes, con una estructura peculiar, sin un gran estribillo y con un puente sublime.

No hay cosa mejor que un buen puente, seguro que sabéis lo que es. Es como una canción dentro de otra, que suele tener elementos diferentes al resto de la canción, como un cambio de tono, o un acorde que no sale en ninguna otra parte.

Me refiero a cuando entra la frase “Oh girl that feeling of safety you prize“, una maravilla, el momentazo de la canción.

Y por cierto, los sintes, ese enemigo del rock… una vez más me ha costado mucho encontrar sonidos de sintes parecidos, se ha hecho lo que se ha podido. Pero como casi siempre, el resultado es más que aceptable, ya podéis berrearla con gusto :)