Saltear al contenido principal

Tucson Train

Que Western Stars no es el mejor disco del amigo, casi no hace falta ni comentarlo. Pero tampoco es el peor (ni el mejor) del Springsteen moderno.

Es la vieja historia, aunque sabes que no va a ser una maravilla como las de antes, cuando hay un disco nuevo te ilusionas un poquito. Y luego cuando lo oyes, te da pena. Y después, cuando se te pasa y tratas de mirar objetivamente al trabajo hecho, no se puede negar que es un disco que tiene su gracia. Aunque no lo estaríamos escuchando si no fuera de él.

Hay cosas en las que el tío es intocable. Moonlight Hotel te pinta un cuadro en el que casi puedes ver ese hotel que has visto en mil películas, y encima es capaz de insertar ahí a los personajes perdedores de siempre. Y con esa voz… esto no está al alcance de cualquiera. Otra cosa es que a mi me guste o que esté a la altura de su legado, pero la calidad es indiscutible.

Somewhere North of Nashville también tiene como mínimo los trazos de una canción sencilla y bonita, sin abusar de ese rollo orquestal del disco. Muy agradable de oír y en la linea de cuando hace cosas bonitas en plan desnudo. Y no en la línea de cuando hace estas cosas desnudas, pero con canciones más olvidables.

Pero Tucson Train es el Springsteen más reconocible, el que suena a algo más familiar. Y el más fácil de recrear para mi.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Volver arriba